martes, 1 de septiembre de 2009

Palmira y Carlos... Mi regalo de bodas...

A veces sólo es necesario perderte para encontrarte… o para que te encuentren… y quizás así estaban ellos el día que se encontraron… perdidos…




Y empezaron a encontrarse, o buscarse, cada día un poco más… Se buscaban cada mañana en la cocina entre las tazas del café, y se encontraban en los pasillos de su casa, una casa que los conoció como desconocidos y que fue testigo de como se encontraron sus miradas, sus besos, sus miedos, sus anhelos y sus desvelos… Se encontraban frente al televisor y se buscaban bajo las mantas del sofá…

Todo fue pasando poco a poco… a fuego lento y despacito… fueron curándose las heridas con algodones de ilusión y tejiendo con agujas de esperanzas las alas rotas por caídas pasadas… Y como diría un poeta amigo “a veces la vida tira abajo tu puerta”… y quizás eso les pasó a ellos, la vida les tiró abajo las barreras llenas de fantasmas y se encontraron el uno frente al otro…
Desde aquel encuentro ha habido momentos difíciles, nunca nadie dijo que el amor fuera fácil… pero ambos supieron ver en el otro algo más allá de la pasión de los primeros momentos. Valoraron la complicidad, el amor, el respeto, el saber escuchar, los silencios cómodos… tantas cosas…


Es realmente complicado encontrar la pieza del puzle que complementa todo aquello que te hace crecer, no aquella que te resta, sino la que te suma cada día. Aquella persona que más allá de ser un amor idealizado e irreal de aquellos de cuentos de princesas, dragones y castillos, es quien te ama sí, pero también quien te soporta en los días malos, quien te limpia las lágrimas cuando el día es demasiado gris para ver el sol, y quizás no consiga que salga, pero intentará entonces encender las luces…

Es realmente complicado encontrar esa persona, pero de nuevo como diría el citado amigo “sucede que sin saber como ni cuando, algo te eriza la piel y te rescata del naufragio”… Y después de muchos barcos hundidos y muchos naufragios, hoy estamos aquí con vosotros… acompañándoos para zarpar en un barco que ambos habéis elegido y del que todos nos sentimos de alguna manera parte de la tripulación.

Sólo puedo desearos que sigáis siendo igual de felices que hasta ahora, os deseo que no olvidéis nunca que no sois el dueño del otro, sois la parte que os complementa para ser uno y a la misma vez dejar que el otro siga siendo él mismo, pero sobre todo jamás olvidéis la razón que os hizo llegar hoy hasta aquí…

Palmira, Carlos… os quiero muchísimo…


PILU... PILUCHI...

8 comentarios:

lunazul dijo...

... me he vuelto a emocionar... jooo...

Aunque en tu voz suena aún más precioso, qué ganas tengo de ver el vídeo!! En cuanto lo tenga, te hago una copia. Gracias, gracias, y mil gracias... de parte de los dos, pero en especial mías. A veces se me hace extraño que puedas conocerme mejor que otras personas que lo hacen de toda la vida. Te quiero, bruji :D Fue un regalo precioso, mágico... pero sobre todo... eterno :D

lunazul dijo...

Me das permiso para transcribirlo? :D

Piluchi... dijo...

Ainsss neni como me alegra que os gustara el regalo... mira que fue algo precipitado escribirlo, pero supongo que cuando escribes dejándote llevar por el cariño no es tan dificil... en serio, que me siento muy feliz de haber puesto mi granito de arena en tu boda...

Claro que puedes transcribirlo... es tuyo y de Carlos... fue mi regalo, así que haz lo que quieras con él...

Te quiero nena... muchísimo... por cierto, igual para noviembre me escapo a veros unos días... que la boda fue preciosa, pero como es normal no tuvimos tiempo para nosotras... así que igual te hago tu primera visita como mujer casada, jejejej...

Un abrazo enorme nenita!!!

Nutria dijo...

En su momento lo leí y me emocioné dejando escaparse de refilón alguna lagrimilla, más tarde lo escuche en tu voz dejandome llevar por la ilusion y emoción de cada uno de los segundos de aquellos momentos inolvidables y volví a emocionarme y llorar como una "tonta" y hoy que vuelvo a leerlo han vuelto los sentimientos de aquellos mágicos momentos y la lagrimilla ha vuelto a escaparse.

Es precioso Pilu!!

Un besazo enorme!!

CARMEN dijo...

Les has hecho un regalo muy bonito.
Por lo menos me ha parecido precioso.
Besotes, nena.

La magia de mi pluma dijo...

He llegado aqui por casualidad...

Precioso regalo.

Espero volver a leerte pronto.

Un abrazo

Alatriste dijo...

Te quedó precioso. Lo leí en el blog de Palmira y quise venir a decírtelo personalmente a ti. Ya veo que también lo colgate en tu estrella. Me alegro de ver que andas bien. Un beso fuerte y cuídate.

tusojosmiletra dijo...

buen regalo...esa forma de ver y describir el amor dan ganas de odiar mas la enorme soledad..muy lindas tus palabras...kariños...