viernes, 4 de septiembre de 2015

DOS VERSIONES DE MI MISMA

No es lo que tú me haces sentir,

es como me siento yo.

Tú completas cada espacio dentro de mi,

me haces creer en historias sin final,

y has devuelto el sueño a mis insomnios.

Pero el problema no lo que no se ve,

no está dentro de mi,

O quizás está demasiado dentro...

Es el reflejo del espejo lo que no me gusta,

rara vez me gustó…

No me gusta lo insegura que me hace sentir,

lo insignificante que soy en él,

la debilidad que refleja.

Siempre he creído que existen dos versiones de mi misma,

la chica fuerte,

la que se come el mundo,

la que pisa fuerte…

la que todos ven.

Y después estoy yo,

la de verdad,

la que se desnuda en estas letras,

una mujer grande,

pero que se siente pequeña, muy pequeña, a menudo.

Una mujer que nunca ha creído merecer ninguna suerte,

y que siempre pensó que el hechizo se rompe a las doce de la noche,

pero sin príncipe, y sin zapato perdido,

que al fin y al cabo una es republicana hasta en los cuentos.

Pilu... Piluchi...

 

No hay comentarios: