lunes, 17 de septiembre de 2007

SOLA EN EL CINE...

Era miércoles… y a ella que siempre le encantó el cine se le ocurrió que podía ser el día perfecto para volver a sus buenas costumbres… y sola, como siempre últimamente, cogió su bolso y se dispuso a salir.

Llegó al cine… miró la cartelera… la examinó buscando una película que la hiciera reír… estaba demasiado sola últimamente y las sonrisas robadas escaseaban desde hacía mucho… Después de un rato de búsqueda se decidió por aquella comedia inglesa de la que había oído hablar a sus compañeras de trabajo esta semana… Compró su entrada… algunas gominolas… un cubo de palomitas… y un gran vaso de coca cola… después de todo estaba sola… no tenía que guardar la pose delante de ningún hombre que pudiera mirarla extrañado por engullir tantas calorías… algo bueno tiene mi soledad… se decía a si misma…

La luz verde de su película se encendió… llegaba el momento de entrar… y de alguna manera se sentía más sola que nunca… supongo que sus ojos eran tan espejo de su alma en esos momentos que sería la razón por la que justo cuando estaba a punto de entregar la entrada, ocurrió… Cariño… dijo él… donde te habías metido?... no te dije que me esperaras al lado del puesto de palomitas mientras iba al servicio?... con tanta gente después no te encuentro y te echo de menos demasiado pronto… Y la besó en la mejilla dulcemente… Ella le miró entre sorprendida y sonrojada… sólo acertó a decirle… lo siento no pensé que no me vieras… La empleada que recogía las entradas los miró con cierta envidia por la dulzura con la que él la había besado… envidia por las miradas que él le dirigía… por sus palabras…

Caminaron juntos por el pasillo que los llevaba hasta la sala… en silencio… sin mirarse… Ella esperaba que él continuara hacía otra sala… no se había atrevido a preguntarle porque había dicho aquello… pero no fue así, cuando llegaron a la puerta de la sala él la miro dulcemente… con la sonrisa más linda que ella había visto jamás en su vida… y le abrió la puerta para dejarla pasar, haciendo lo mismo detrás de ella… Justo cuando se dirigían a sentarse ella pensó… porque no??... porque no dejar la soledad justo en la entrada??... porque no estar acompañada… No entendía que estaba pasando… pero tampoco quería saberlo… quizás él la había confundido con alguien… quizás estaba tan solo como ella… le daba igual… por esta noche quería que se quedará… y así fue…

Se sentaron juntos… rieron con cada escena de la película… se hacían bromas… se hablaron como si se conocieran de toda la vida… disfrutaron de las palomitas… bebieron juntos el refresco… él seguía mirándola con la misma dulzura… le acariciaba la mano… y ella le correspondía… Era un extraño, sí… pero aquel extraño estaba logrando que la soledad hubiera desaparecido de un plumazo… hubiera parado el reloj si hubiese podido para no dejarle ir… pero la película llegó a su termino… y al levantarse ella giró para el lado donde estaba sentado él para salir… y él al levantarse giro para el lugar de ella para entorpecerle el paso… se acercó a sus labios… sujetaba su cara con una de sus manos… y la besó en los labios… tiernamente… como se dan los besos de verdad… La besó con los labios… pero también lo hizo con el alma… con el corazón… con todo su cuerpo… la besó sin dejar nada en él… Y temblaban… los labios de los dos temblaban…

Se miraron y sin decir nada, no hacia falta, se tomaron de la mano… y llegaron paseando hasta el piso de ella entre abrazos… arrumacos… y besos… se pararon en la puerta… y ella le pregunto… te quedarás?... y él le contesto… No tengo más remedio que hacerlo… esta noche mi soledad conoció a la tuya y se enamoró… la dejé en la puerta del cine junto a ella… y por como se miraron creo que no volverán… así que tendré que quedarme contigo hasta que nuestras soledades decidan volver a buscarnos… Ella le abrazó fuertemente y contestó… si tu soledad mira de la misma manera que tú… creo que tenemos toda una vida para seguir viniendo los miércoles al cine juntos…



PILU... PILUCHI...

11 comentarios:

Paseando por tu nube dijo...

Que bonito escribes, qué tierna historia, casi me hace concebir fantasticas esperanzas de que algún día mi soledad encuentre otra tan dulce como la de tu post.

Bienvenida al mundo bloguero, te enlazo para no perderte, espero seguir leyendo muchas historias tuyas.

Un beso

Rodolfo Serrano dijo...

Una historia preciosa, y bien contada.
Un beso

Anónimo dijo...

Creo que me haré asidua también de tu rinconcito, asi que a seguir escribiendo...

Casablanca.

Piluchi dijo...

Muchas gracias por pasar Casablanca... un verdadero placer tenerte por aquí... las puertas de mi pequeño espacio siempre estarán abiertas para que pases cuando quieras...

Un besazo preciosa...

Azul78 dijo...

Y aquí estoy yo tambien!!!!!

Estaba claro... si abro más sitios, mas espacios, blogs, flogs, etc, no daré a basto... y lo peor de todo es que me encanta...

Tienes el don de escribir historias, sabes que te envidio por ello... yo soy totalmente incapaz, ya te lo he dicho muchas veces... cuidalo, hazlo seguir creciendo y sobre todo, disfrutalo...

M. de besos

Carmen dijo...

Nos gustó mucho a Pepe y a mí. Escribe más.
Besos

cintesdecolors. dijo...

hola piluchi, he descubierto paseando por republicano, que tienes un blog, ahora soy cintesdecolors (gloria), me alegro de verte por aqui.
Es distinto, pero a mi me gusta.
besitos.

REPUBLICANO dijo...

ahora te firmo con republicano, pero sigo siendo gloria.

NeroDiSepia dijo...

hola piluchi, soy Marta álias Manonchicredo... recibí tus saludos. Grácias!

Hasta pronto!

NeroDiSepia dijo...

vaya... nerodisepia, álias Manonchicredo, álias Marta...!

qué dificil lo hacemos verdad?

Viva la Italia!

Cata dijo...

Estas semanas he ido mucho al cine... sola. Grcias por escribir una ilsuión, así, sin más... un abrazo, desde Chile.